ASIA, CHINA, CHINA EN 25 DÍAS, Sin gluten

Viaje por China en 25 días: CHENGDU y GRAN BUDA DE LESHAN

A Chengdu llegamos desde Guilin, un lugar que te recomiendo 100 %.

Chengdu, en la provincia de Sichuan, es conocida por su comida picante, por los osos pandas y por su cercanía al Gran Buda de Leshan, la estatua esculpida en piedra de Buda más alta del mundo.

A las 10:28 de la mañana cogimos un tren en la estación Guilin West y a las 17:21 horas llegamos a Chengdu East. El precio del billete 397 Rmb (50 €). En avión ganas tiempo, pero nos subía mucho de precio.

Al llegar, cogimos el metro hasta la estación Xinnanmen, salida C, para ir a nuestro apartamento. En Chengdu nos alojamos en el Bubu Apartament, un dúplex con dos habitaciones, baño cocina y un salón muy amplio. No me sale en estos momentos en booking para dejaros el enlace, pero la zona es Jinjiang por si queréis dormir por esta zona, está bien comunicada.

Nuestra prioridad en Chengdú era ir a ver el Buda de Leshan y los osos panda, muy típico, lo sé.

Salimos del metro y era cruzar una avenida grande y ya casi estabas en el apartamento. Justo en la urbanización que tienes que entrar hay un Family Mark en la esquina. Lo malo que nos pilló una lluvia intensa.

La tarde lluviosa la dedicamos a recorrer el barrio. Justo al lado hay una calle con pequeños restaurantes, fruterías y mercados donde hicimos la compra para prepararnos una cena más o menos española. Tortilla de patata y ensalada ilustrada.

La chica del apartamento nos escribió para informarnos que debido a las lluvias estaban algunas carreteras y vías de tren cortadas. Nuestro plan era ir al Buda de Leshan mañana, pero decidimos posponerlo para el día siguiente que las previsiones eran mejores.

Os cuento que ver de la ciudad de Chengdu en un día.

Monasterio Wenshu o Manjushri Monastery.

Este templo budista es en honor a Wenshu, dios de la Sabiduría. Además tiene un salón de té donde se juntan los abuelitos y en sus alrededores hay una zona de callejones antiguos con tiendas.

Línea 1 de metro, parada Wenshu Monastery

Tianfu Square

Es la plaza principal de Chengdú y sobre un pedestal está la estatua de Mao Zedong, con la mano en alto. Muchos chinos, sobre todo mayores se hacen fotos con él. Justo detrás está el Museo de Ciencia y Tecnología, que por cierto, es gratuito.

La plaza en si no tiene mucho, pero es el centro de las líneas de metro y debajo además tiene un pequeño centro comercial donde nosotras aprovechamos para comer y echar un café.

Volvimos a la calle para ir paseando hacia People Park. De pronto vimos esta escena típica en China. Los trabajadores antes de su turno son reunidos y escuchan unas palabras motivadoras de su encargado. Algunas veces hacen pequeñas coreografías.

People Park o Renmind Park

Es un lugar de reunión para muchos lugareños.  Tiene estanques, terrazas, sombras para evitar un poco el calor sofocante de julio,  y si vas en fin de semana, puedes ver espectáculo de títeres.

Si sigues el paseo por la calle Tonghuimen (también puedes ir en metro), llegas a una zona peatonal de casas tradicionales, pequeñas tiendas y algún teatro donde representan Ópera. La calle se llama Qintai. Ver un espectáculo de Opera es una experiencia muy representativa de la cultura de Chengdu.

En la misma zona está el Cultural Park y el Templo Taoista Quinyang o Quingyang Gong.

El nombre de este templo significa Cabra Verde y dentro puedes encontrar varios pabellones con historias y estatuas de Lao-tse y animales del zodiaco chino.

Nos quedó ir a Jinli Pedestrian Street (por si te da tiempo) pero nosotras ya fuimos el último día después de los pandas.

Para volver a la zona de nuestro apartamento, con la App Maps.me buscamos el metro más cercano y fuimos hasta nuestra parada. Compramos fruta y hortalizas en los puestos de cerca de casa y subimos a preparar cena y el día de mañana.

Buda de Leshan 乐山大佛

A la mañana siguiente, 10 de julio, por fin pudimos ir a ver el Gran Buda de Leshan.

Puedes ir en bus por 45 Rmb desde Chengdu Xinnanmes Bus Station (muy cerca del apartamento donde nosotras dormimos). Al bus le cuesta unas 2 horas.

Nosotras como había llovido tanto y además es más rápido, nos decantamos por ir en tren,

El tren lo compramos a través de la app trip, te cobra comisión pero te aseguras de que llegas a la estación y lo tienes reservado y pagado. Hay muchos horarios y se puede ir desde la estación del este y la estación del sur. El billete cuesta 6,36 €, pero asegúrate de llegar con tiempo a la estación para canjear tus billetes

Para nosotras fue toda una odisea, porque para llegar a la estación del sur teníamos que hacer cambio de línea 3 a línea 1 y era imposible entrar en el vagón. La estación de Sichuan Gymnasium estaba llena, había una masa de personas impenetrable. Tras hacer cola un rato y ver que no nos iba a dar tiempo o nos iban a aplastar, a Silvia se le ocurrió montarnos en el vagón de enfrente, ir una parada hacia atrás y ver si allí podíamos entrar al vagón. Fue una gran idea porque pudimos entrar y prepararnos para la avalancha de gente que nos iba a venir encima. Salir del vagón para bajar en South Railway Station también tuvo su complicación ya que tuvimos que empujar para salir con todas nuestras fuerzas.

Ya en la estación de metro que está en la misma estación de tren del sur, tienes que salir y subir unas escaleras. Allí corrimos porque teníamos que canjear los billetes. Enseñando la frase en chino que te muestra la App de trip no tendrás ningún problema y si hay mucha cola y no llegas, ponte en el primer puesto, discúlpate Duìbùqǐ 对不起  y enséñale la hora de tu tren, te dejarán “colar” casi seguro.

En una hora o poco más (dependiendo el tren que elijas) llegas a la estación de Leshan. A la salida ya verás la cola de taxis que te llevará hasta la entrada del recinto donde se encuentra el gran Buda de Leshan. Desde allí hasta la entrada real hay que andar un poco, alrededor de 15 minutos. Hay tuc tucs que te acercarán amablemente, pero te piden 20 Rmb, para el trayecto que es un timo.

La entrada principal cuesta 90 Rmb y con carnet de estudiante 45 Rmb.

Además del Gran Buda hay otros puntos de interés en el parque, tumbas milenarias, otras estatuas de buda (estas pagando otra entrada de 80 Rmb).

Nosotras llegamos a media mañana y el sol y el calor era bastante intenso. Decidimos ir siguiendo las flechas, entrando en lo que nos iba apeteciendo y buscando alguna sombra. Dentro hay baños, puestos de bebida y helados y pequeños restaurantes.

Lo primero que ves del Gran Buda es su cabeza y una de sus grandes orejas. Es impactante porque es más grande de lo que puedas imaginar y aunque sufre las inclemencias del tiempo y la contaminación, está bastante bien conservando. Desde el año 803 d.c. está protegiendo las embarcaciones de la confluencia de los ríos Min, Qinhuai y Dadu.

Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1996

Desde arriba puedes ver su inmensidad de 71 metros e intentar sacar tu mejor foto. Tras echar unas cuantas, decidimos continuar hacia delante para ver un poco más del parque y bajar las escaleras del Buda después de comer.

Siguiendo las señales hacia  Fish Village llegas a una zona de restaurantes y al final hay un puente que cruza el río.

Comimos en uno de estos restaurantes en el que el señor tenía la carta en inglés, que algo facilita porque no vimos ningún menú con fotos.

Pedimos arroz blanco 米饭 mǐfàn, huevo con tomate 鸡蛋和西红柿 Jīdàn hé Xīhóngshì, noodles 面条 Miàntiáo y berenjena 茄子Qiézi. Pagamos 52 Rmb por todo (6,50 €), barato ¿verdad? El señor amabilísimo, nos dejó cargar los móviles y el local con aire acondicionado y agua y refrescos fríos.

De vuelta hacia el Buda nos costó entender donde empezaba la cola para la bajada ya que había bastante gente.

Una vez localizado el punto de partida de la cola, nos colocamos y fuimos avanzando poco a poco. Más o menos a mitad hay un puesto de agua y helados, que yo creo que se hizo de oro porque diría que era de las únicas que no comía uno (los sin gluten por aquí no han llegado).

Por un momento pensé ¿y si me entra el vértigo en medio de la bajada? No sabía muy bien como eran las escaleras y si al bajar luego se subía por otras similares o como, pero ya estaba allí y no me lo quería perder.

La cola duró dos horas y un poco más. La bajada es lenta porque vas en fila de uno como hormiguitas pero te permite ver el paisaje y la inmensidad del Buda. Puedes parar en una especie de balcón si quieres descansar o echar unas fotos.

El último tramo (muy corto) puede ser el que más cosilla da por estrecho. Justo llevábamos a un niño de unos 11 años que lo pasó regular, pero yo os diré que si tienes vértigo, lo puedes hacer concentrando tú mirada en donde tu te sientas seguro y que merece mucho la pena.

Escalera por donde vas bajando

El Gran Buda de Leshan desde su inmenso pie (8 metros)

Desde abajo es más impresionante si cabe. No pudimos hacer el paseo en barco debido a que por las lluvias el rió estaba a tope de agua y era peligroso. La subida es por unas escaleras de piedra entre la misma roca de la montaña.

Ya en tierra firme, fuimos hacia la salida este a coger un taxi hasta la estación, porque eran las 16:50 y teníamos que llegar a canjear el ticket del tren (con su cola correspondiente). El taxi nos llevó en 25 minutos por 26 Rmb. Salimos corriendo y me tuve que colar o perdíamos el tren. Nos dieron los tickets y llegamos a tiempo. Nos faltó calcular mejor los tiempos pero, lo conseguimos.

Al llegar a la estación, cogimos metro hacia la zona de casa y fuimos por la ribera del río Jin hasta el puente Anshun. Por esta zona hay bastantes restaurantes y pubs para picar o tomar algo.

Entramos en uno muy chulo, mesitas con sofá y un escenario. En China las actuaciones en directo son muy comunes y la verdad que cantan bastante bien, aunque generalmente es en chino. Ahora que se un poco de chino me hace gracia cuando entiendo algo y veo que dicen las mismas frases románticas de baladas.

Curiosamente no se aplaude, pero nosotras sacamos nuestras palmas y animamos un poco el bar. Los cantantes lo agradecieron la verdad. Un refresco 10 Rmb y la cerveza 30 Rmb.

Giant Panda Breeding Research Base

El Centro de conservación Panda imita su hábitat casi a la perfección y además de albergar a los pandas en cautividad, también se dedican a la reproducción y cría. Cada nacimiento en este centro es una celebración porque no es nada fácil el embarazo, el parto y los posteriores cuidados.

Hasta aquí llegamos en taxi por 28 Rmb desde Tiangfu Square que nos echamos un café en el Costa tranquilamente antes de ir. El parque es inmenso, con bosques de bambu, un lago, recintos abiertos y cerrados, una zona donde están los panda bebes en las incubadoras.

El horario es de 7:30 a 18:00 horas y la entrada cuesta 58 Rmb.

De pronto me di cuenta que me había dejado la cámara en el apartamento y tras el drama inicial, empezamos a andar.

En su mayoría son osos pandas y pandas rojos que también están en peligro de extinción. El lugar está muy cuidado pero de nuestra visita destacaré que solo vimos un oso panda fuera de las salas acristaladas-

Había leído que era importante ir pronto para verlos activos, desayunando y correteando, porque luego solían estar durmiendo o se metían a sus casitas, pero la verdad que no pensé que fuera a ser tan exacto.

Cuando llegas al parque puedes coger un guía, una audio guía o ir por tu cuenta siguiendo los carteles. Nosotras fuimos recorriendo el parque según marcaban las flechas.

A los pandas rojos si los vimos jugando entre ellos y son una monada.

Tras el cristal si vimos a unos 25 osos panda jugar, retozar por el suelo, comer bambú,… la verdad que tienen cara de simpáticos y te entran muchas ganas de abrazarlos.

Comimos dentro del parque arroz, verduras y dumplings para mis amigas. Precio para tres 210 Rmb con bebida.

A la salida justo en frente veras unos autobuses amarillos con osos panda. Te llevan a dos partes de la ciudad. Nosotras cogimos el que te lleva al mercado de Jinli.

Jinli Pedestrian Street.

Es una zona muy chula de arquitectura tradicional china con bares, tiendas donde comprar recuerdos de Chengdu, probar su gastronomía. Puedes enviar postales hechas de bambú con forma de panda y todo lo que se te pueda ocurrir relacionado con estos entrañables ositos.

Encontramos un puesto donde por 10 Rmb pedías un deseo de salud, amor, trabajo, amigos, familia, dinero y cosas así y luego tenías que colgar la bolsa (que realmente nos la queríamos quedar) en unos arboles que estaban llenos de ellas.

Cada una eligió lo que más gracia le hizo y ahí dejamos nuestros deseos. Cuando anochece aun hay más ambiente si cabe y todo se llena de luces. Al apartamento volvimos en metro, aunque nos dimos un buen paseo hasta encontrar la boca de metro.

A la mañana siguiente salíamos pronto hacia Xian y teníamos que recoger y preparar maleta.

1 pensamiento sobre “Viaje por China en 25 días: CHENGDU y GRAN BUDA DE LESHAN

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.