EUROPA, POLONIA, Sin gluten

VARSOVIA La ciudad héroe. Qué ver y comer sin gluten

Varsovia fue reconstruida prácticamente desde cero tras la II Guerra Mundial. Se comenzó en el año 1953 y en su mayoría se hizo basándose en cuadros de los pintores italianos Marcello Bacciarelli y Bernardo Bellotto y en fotografías de la época.

Todo este minucioso trabajo, fue declarado en 1980 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Elegimos Polonia por varias razones, pero una búsqueda activa en Skyscanner nos hizo decantarnos.

Llegamos a Varsovia en un vuelo de la compañía polaca LOT, desde Barcelona. Para ser una compañía de bajo coste, le pondría un notable alto. Te dan GRATIS agua,café y una barrita de galleta con chocolate (con gluten).

Cambiamos dinero en el aeropuerto sin comparar mucho y fuimos en busca del tren que te acerca a la ciudad.

  

Se sale del aeropuerto y caminando a la derecha te encuentras con unas escaleras mecánicas que te bajan a las vías del cercanías.

La máquina para comprar los tickets se entiende bien, pero por si acaso os pongo alguna foto que siempre queda más claro. Cogimos el ticket hasta Srodmieszce para ir a nuestro apartamento. ➡️ Nos costó 4,40 PLN que al cambio sería 1 €.

Con la chica del apartamento nos íbamos comunicando con el móvil, ya que hemos dicho adios al roamin En que llegamos, solo esperamos 5 minutos.

DÓNDE DORMIR

Nosotros cogimos el apartamento con booking y se llama Apartment Centrum Zurawia. Es tal cual se ve en las fotos, muy cómo y completo y la chica que nos vino a dar las llaves habla algo de español. Se encuentra a 8 minutos andando del Palacio de la Cultura y la Ciencia y de la estación central de trenes y a un poco menos de la boca de metro Centrum.

 

QUÉ VER Y DÓNDE COMER (Con y sin gluten)

 

Como era ya media tarde, decidimos ir hacia la zona vieja , Stare Miasto. Andamos hasta la Plaza Trzech Krzy por dar un paseo y allí, cogimos el bus 116 hasta la calle Nowy Swiat, un poco a ojo.

Caminando vimos el restaurante Zapiecek. Pregunté por sus opciones sin gluten y me dijeron que tenían alguna, así que lo anotamos para ir a cenar allí más tarde.

Por esta zona fuimos viendo de pasada el campus universitario, la Holy Cross Church, el Palacio Presidencial.

Estaba ya atardeciendo y teníamos mucha hambre. Zapiecek es una cadena y hay varios repartidos por la zona vieja. Entramos a uno de ellos y, el servicio y la comida genial. Yo tomé salmón con espinacas y ensalada con tomate y mis amig@s probaron varios platos típicos polacos, pierogis, Barszcz czerwony (sopa de remolacha), bigos que es un guiso de repollo con carne.

➡️ Nos salió  la cena para cuatro por 194,65 PLN.

En Polonia es típico o incluso necesario dejar propina en los restaurantes, porque en ocasiones es el sueldo que tienen.

Ya con el estómago lleno, fuimos hacia la zona más turística de Varsovia, la Plaza del Castillo y la Plaza del Mercado, por dar una vuelta nocturna antes de ir a dormir, que al día siguiente queremos ver toda esta zona de día.

Para volver a casa, cogimos un ➡️ taxi por 17,90 PLN, al cambio poco más de 4 €.

 

A la mañana siguiente, ya más ubicados y sabiendo que tenemos un día para ver lo más importante, nos dirigimos hacia el  Palacio de la Cultura y la Ciencia.  Este edificio alberga oficinas y salas de exposiciones y durante muchos años fue el más alto de la ciudad. Fue un regalo de la URSS a Polonia. Está junto a la Oficina de turismo y en ella hay folletos en español.

Por aquí cogimos el metro en Centrum dirección M2 Nowy Swiat Universytet para ir a Stare Miasto.

Ya por la zona, vas paseando y te vas encontrando con una ciudad muy limpia llena de edificios preciosos. Recordar que la mayor parte de los edificios de esta zona fueron reconstruidos, pero no han perdido su esencia.

  • La Holy Cross Church en la cual se encuentra el corazón de Chopin dentro de una columna.

  • El Palacio Presidencial que está junto al Hotel Bristol, al cual entramos a echar un ojo. Muchas personalidades de ámbito internacional se han hospedado en el.

  • Iglesia Visitacionista, que también es convento. Es de las pocas iglesias que salió prácticamente indemne tras el Alzamiento de Varsovia. Su órgano fue escenario de conciertos de  Chopin.

  • Desde 2010, año de Frydéryk Chopin, repartidos por la ciudad hay 15 bancos interactivos como este. Si pulsas el botón puedes escuchar un fragmento de una de las composiciones de Chopin.

  • La Plaza del Castillo, junto al Castillo Real tiene casi forma triangular.  En ella está la Columna de Segismundo.

Allí justo había una actuación de una banda de música que lo hacían fenomenal. Por lo que nos contaron, en Varsovia hay actuaciones así por todos lados.

  • El Castillo Real, que fue residencia de Reyes, ahora es la sede de la Fundación Polaca de Historia y Cultura. Además es donde se inicia la Ruta Real para los turistas.

Callejear por cualquiera de sus calles adyacentes es una buena elección, todas tienen su encanto.

  • Nosotros fuimos hacia Rynek, la Plaza del Mercado, corazón de la ciudad por excelencia. Sus casas de colores, antiguas casas gremiales rodean la plaza y cada lado tiene un nombre de un parlamento polaco del siglo XVIII.

  • Al norte, lado de Dekert, está el Museo de la Historia de Varsovia que es gratuito. El lado de Barss, al este; el lado de Kollataj, al oeste y lado de Zakrzewski, al sur.

  • En el centro, la Sirena, con su escudo y espada en alto, que es la protectora de la ciudad.

  • Si continúas por la izquierda de la parte norte, llegas al Barbicam y sus murallas. Por esta zona decidimos parar a comer.

Preguntamos en este restaurante al pasar, el Restaurante Barbakan si tenían opciones sin gluten, y justo el camarero hablaba algo de español. Se tomó mucho interés y ,aunque me indicó algún plato, se aseguró preguntando en la cocina. La terraza está en una zona preciosa y comimos los cuatro por ➡️ 253 PLN, unos 15 € por persona con bebida y café.

Mis amig@s comieron Barszcz biały, (no apto para celiacos) que es una sopa en pan con huevo cocido, cebolla frita y salchichas. Les gustó mucho.

Yo comí, pato asado con manzana, Kaczka z jablkami, es también un plato típico y, para que fuera sin gluten, me cambiaron el acompañamiento por ensalada. La verdad que el plato estaba de diez.

  • Tras esta buena comida, con café que no puede faltar, continuamos el paseo y llegamos a un mirador y al Centro de interpretación. Dentro hay fotografías y vídeos de la destrucción y posterior reconstrucción de Varsovia. Resulta interesante verlo.

  • Al salir volvimos a pasar por la Plaza del mercado y llegamos hasta el Monumento al Pequeño insurgente. Recuerda a los niños soldado que lucharon en el año 1944 contra los ocupantes.

  • Continuamos hacia el Monumento al Alzamiento de Varsovia. Las esculturas representan con gran realismo lo vivido por esta ciudad, una de las batallas más mortíferas de la II Guerra Mundial.

En esta zona cogimos un bus y luego el metro M2 en nowy Swiat universytet hasta Rondo Daszynskiego para ir al Museo del Alzamiento.

  • Entrar al Museo del Alzamiento cuesta ➡️ 20 PLN (4,65 €). Se inauguró para conmemorar el 60 aniversario del comienzo de los combates y se encuentra en una antigua cochera del tranvía. Dentro hay una valiosa exposición de piezas y documentos gráficos que reflejan los horrores y la destrucción vividos por la ciudad y sus habitantes. Muy recomendable para recordar lo que, por desgracia, pasaron los polacos.

Al salir cogimos el bus 171 para ir a la zona de nuestro apartamento. Este ticket nos costó ➡️ 3,40 PLN. Sabíamos que cerca teníamos una zona de restaurantes para cenar o tomar una copa, y con la app de google maps nos ubicamos enseguida. Tenía anotado el restaurante Tel Aviv, que tenía opciones sin gluten, y efectivamente, al llegar preguntamos y la carta te especificaba los platos gluten free.

Estaba todo buenísimo y el local tiene mucho encanto.

De aquí fuimos a un supermercado de los que abren hasta tarde para comprar y al apartamento, que al día siguiente salimos en tren hacia Cracovia.

Este fue más o menos nuestro recorrido, con algún bus y metro como os he ido comentando. Diría que lo principal se puede ver en un día, pero la ciudad es muy bonita y da para algún día más seguro.

Respecto a la comida apta para celiacos, hemos ido encontrado productos sin gluten en los supermercados, sobre todo en Carrefour y Spar y queso de oveja o cabra, para los intolerantes a la lactosa o proteína de la vaca.

Por último recomendar el libro “El Pianista del Getto de Varsovia” de Wladyslaw Spilzman y, la película, “El Pianista”, de Roman Polanski basada en el propio Wladyslaw Spilzman.

2 thoughts on “VARSOVIA La ciudad héroe. Qué ver y comer sin gluten

    1. Me alegro mucho que os sirva. En Polonia no hay mucho problema porque hay bastantes restaurantes que saben lo que es el gluten y que lo especifican en su carta, y en los supermercados también hay cosillas. Animaros, Polonia sorprende

Deja un comentario