ASIA, INDIA Y NEPAL

Ruta por el Rajhastan. 2ª parte JAISALMER y JODHPUR

30 Julio.-Salida de Bikaner direccion Jaisalmer.

Tras unas cuantas horas de furgo con nuestro amigo Biyey hacemos una parada para visitar el templo Ramdevra en el desierto del Thar. Templo de peregrinación en el que Mariano y yo entramos sin calcetines, por probar…

A la 13:00 paramos a comer en un puesto de carretera.Deliciosa comida: cheese naan y mix vegetables.

Tras un viaje de 6 horas llegamos a Jaisalmer, ciudad amurallada en medio del desierto.Ciudad de oro según sus habitantes.

Dejamos nuestras mochilas en el Tokio Palace hotel y nos vamos de paseo por la city. De repente un chico nos aborda por la calle,¡es nuestro guia! sobrino de Maendra el señor que nos facilita el transporte por el Rajastan. Su nombre es”Jai”, sacerdote Brahmin. Nos lleva a dar un garbeo y a una terraza con muy buenas vistas de la ciudad donde tomamos algo y con su español perfecto charlamos con él.

Nos despedimos hasta el día siguiente y nos vamos al hotel.

Cenamos unos tomaticos de la huerta Rajastani, charlamos con un grupo de Barcelona, nos duchamos y nos vamos a dormir a nuestra super habitación sin numero en el sótano del hotel con 7 camas, una para cada uno de nosotros, mas o menos como los siete enanitos, clase vip.

Al día siguiente, echamos la mañana paseando por la ciudad con nuestro guía Jai. En lo alto de la montana que esta amurallada, se encuentra un castillo de arena con 99 bastiones que coronan la colina de Trikuta. Esta ciudad, a la que llaman Ciudad Dorada, parece salida de un cuento de hadas.

Hacemos una paradita a echar una coca cola, que en este viaje nos están dando la vida, porque el calor, mata.

Vemos varios templos, muchas havelis, la gente nos mira con curiosidad y repite la frase estrella, “hola, hola coca cola, mira, mira cachemira”, !les encanta!

Tras un respiro en el Hotel, por la tarde, con la fresca, que a veces, aparece… nos vamos al Lago Gadi Sagar. Mientras algunos compramos agua, las chicas se ponen a cantar y bailar con unas “yelis belis”  y les hacen un vídeo, están para comérselas.

Una vez en el lago, nos da por bailar sevillanas, bachatas y lo que nos echen con el Mp3 de Laura y los super altavoces.

Vemos anochecer en el lago y nos montamos en la furgo y de vuelta a casa, cenamos en la terraza que es una monada y nos echamos unas risas.

Laura se va a sentar a un sofá, donde duerme el servicio, y yo allí que voy con ella. Todos muy relajados y de pronto, noto que algo cae en mi hombro, y salí de un bote de ahí, patas pa que os quiero, Laura me siguió cual gacela!!

Al día siguiente, Biyey nos espera, puntual y sonriente como de costumbre. La ciudad de JODPHUR, que tiene mas de 800.000 habitantes, es un caos, y no nos puede acercar al hotel, así que con nuestras maletas nos metemos royo tetris en dos tuc tuc

Jodhpur también es conocida como la Ciudad azul

Llegamos al Hotel Ganpati Guest House, las habitaciones son una pasada, con aire acondicionado y ventilador.

Es la hora de comer, así que a ello vamos. Hoy no acertamos mucho con el menú, pero tenemos prisa por llegar al Fuerte Mehrangarh Museum Trust, propiedad del Maraja de la ciudad. Subimos en un ascensor y nos clavan 320 Rupias por cabeza y los autóctonos pagan mucho menos, esto es India.

La verdad es que es bastante bonito, y a la salida, a regatear tuc tuc para ir a la Torre del Reloj, que esta en medio del caótico mercado de Sadar.

Compramos pulseras mientras yo piso mi primera mierda. Vamos caminando en fila india, para no ser atropellados por motos, vacas, coches, perros, bicis y demás familia.

Decidimos comprar cena por allí, así que nos adentramos en el mercado y compramos, mangos, plátanos, tomates, queso, pepinos, pan. Ana y yo somos las mejores para tratar con los comerciantes, Ana regatea mucho (solo en la comida) y yo intento sacarles algo de gratis.

Nos encontramos con un amigo que vende especias, y vamos a su tienda, nos da una infusión de azafrán, cardamomo y canela, y nos hace oler TODAS y cada una de ellas. Solo compra Ana y nos vamos a cenar todo lo que nos hemos comprado.

En la terraza del hotel  hay unas vistas impresionantes del fuerte iluminado y eso da pie a unas conversaciones muy profundas, ¿existe el alma?, ¿el Karma?, ¿la energía? y al final acabamos hablando de lo “mismo”.

Se nos hacen la 1.15 y toca retirada, mañana salimos hacia Udaipur.

Deja un comentario