ASIA, INDIA Y NEPAL

KATMANDU y BHAKTAPUR

A las 5.00 todos abandonamos el hotel, el conductor nos espera fuera. A las 10.30 del día 15 de agosto, llegamos a Katmandu. La carretera ha sido horrible, curvas, baches, de los camiones sale un humo negro que nos ahoga, en fin…
Llegamos al hotel, Asmita Guest House, una familia tibetana majísima.
Dejamos las maletas y a la calle. Las tiendas son muy chulas, nos gusta todo, pero decidimos dejar las compras para otro rato. Llegamos a la Durbar Square, y nos ponemos a hacer fotos.
Enseguida vienen los de seguridad y nos dicen que tenemos que pagar 750 Rupias (10,27 €) menudo robo pensamos. Nos hacemos los locos pero a Estela y a Ana las interceptan.
Seguimos un rato por dentro pero acabamos saliendo para ir al banco a sacar dinero. Entran Mariano, Estela y Laura. Le toca sacar a Mariano y tras varios trámites, le hacen firmar. Al señor cajero le parece que la firma no se parece a la del pasaporte, asi que la repite. Esta tampoco le parece bien, y vuelve a firmar nuestro chico. De nuevo no le parece igual, y otra vez. Mariano ya tiene una presión encima, que acaba rompiendo el papel y todo. De pronto, llaman al superior, que finalmente será más laxo, y vuelve a firmar y sino recuerdo mal, esta es la definitiva. Salen del banco muertos de la risa, y Mariano pensando en practicar más su firma.
Vamos hacia la estación de autobuses, pero se pone a llover y nos acabamos metiendo los 7 en un taxi, tipo opel corsa, Ana, Usieto y Estela, abajo; Arancha, Laura y yo encima, y Mariano delante, toda una experiencia…Nos cobra solo 350 Rupias, son unos 2 kilometros hasta Boudhanath, el barrio tibetano de Katmandu donde viven muchos exiliados.
Antes de entrar comemos arroces varios y en el bar de al lado, un café con un donuts monísimos, que dicen que está malísimo.
 Con el estómago lleno, vamos ya a adentrarnos en Boudhanath. Son 150 Rupias por cabeza,2 €.
En la parte central de la estupa, se encuentran los ojos de buda en lo alto pintaos en los cuatro lados de la torre. La gente anda alrededor en el sentido de las agujas del reloj, y nosotros hacemos lo mismo. Por unas escaleras subes y ves el barrio y sus tiendas. Están todas alrededor del templo, por supuesto compramos pulseras, rosarios, banderitas de oración… Nos hacemos fotos, y volvemos hacia Thamel, la zona de nuestro hotel. Allí vamos a un bar salsero y tomamos unos cocktails, Katmandu especial, Ron Cola, cerveza Everest…
De vuelta a casa, comemos unos plátanos, una ducha, un poco de terracita, negocian furgo para mañana y a dormir.
16 de agosto
A las 8.30 desayunamos y a las 9.30 salimos hacia el templo de Swayambhunat. Subimos unas escaleras y las agujetas ya empiezan a pesar, ya son muchos templos. A la entrada hay una estatua a la cual tiras una moneda y si aciertas te da suerte, casi lo consigo, lo bueno es que se quedó en la repisa así que ¿media-suerte?.
Vemos a unos monjes budistas rezar, en una sala con gongs y trompetas.
Hay unas vistas muy bonitas de Katmandu y como no también hay monetes y tiendas. Aquí Laura compra la mascara de Ghanesa que tanto buscaba, preciosa.

De aquí nos vamos a Patán, un pueblo al lado a pocos kilómetros. Por visitar la plaza y sus edificios cobran 500 Rupias, así que algunos la visitamos de extranjis, y Ana y Arancha las pagan y hacen unas fotos muy chulas.

Nos dirigimos a una terraza de un bar, el Cafe du temple y antes nos asaltan unas vendedoras de joyas. Las miramos todas, pero al final yo decido no comprar, la chica es una hindu muy guapa, así que Mariano le acaba comprando el colgante que yo quería, ¿será para alguna de nosotras? de momento creemos que no…

Acabamos comiendo en este mismo bar, pasta, arroz, nuddles. Todo buenísimo, hacemos un poco de la memoria de Estela, y volvemos con el conductor que nos va a llevar al río Bagmati donde está el crematorio.

Al llegar nos piden otras 500 Rupias, que tampoco pagamos, si bordeas un poco siempre hay una entrada. El vigilante nos pilla pero le decimos que no vamos a hacer fotos, que solo queremos mirar. Y eso hacemos, vemos como preparan el cuerpo y colocan la madera muy metódicamente, luego ponen unas ramas secas estratégicamente y con una cerilla lo encienden.

La verdad que el momento transmite paz, nadie habla y luego esperan durante 3 horas hasta que se echa al río, si es hombre, el pecho  es la parte que queda, y si es chica, la cadera. ( Esto nos lo explicaron en Varanasi).

Ya es media tarde, y volvemos al Hotel. Una pareja vasca nos deja la guía del sur de India y las chicas cogen apuntes para cuando bajemos a Mumbai.

Nos refrescamos un poco y salimos a callejear. Las primas hacen sus últimas compras, hoy es su último día y nos vamos al Namaste Cafe, toca un grupo en directo, hay camitas en el suelo, es muy chulo y pedimos salchichas, patatas, cerveza San Miguel y Ron.

Van tocando y yo les pido Coldplay en repetidas ocasiones. Al final la tocan, su inglés es de cinco, pero fue un momentazo.

Tras este momento, nos vamos al bar salsero de ayer, bailan unas bachatas, Ana, Arancha, Estela y Laura, yo lo intento pero de momento no se me da muy bien. Por aquí aparecen René y Damian, que han estado en Chitwan y nos tienen que contar que tal, para ver si vamos o no. Les ha gustado, pero a lo mejor la fecha no es la mejor para ir. Echamos unos tragos y nos vamos para casa, hay que despedir a las primas de Zaragoza.

17 de agosto.

La noche ha sido dura, entre visitas al baño y dolores de estómago tipo alien, van pasando las horas. Hoy se salva Estela que como ella dice, está PERFECTA.

Pasamos parte de la mañana en la habitación los cinco juntos, Estela se quita las trenzas, yo me rizo el pelo con la espuma de Laura, hacemos algún ejercicio para los dolores, y ya decidimos irnos a perdernos por las calles de Kathmandu. Mariano hoy no nos acompaña.

Vamos por las calles, y paramos a comprar unos anacardos y coco seco.

Llegamos a Indra Chowk, una zona por donde compran ellos, no se ve mucho turista, así que somos observadas. Entramos a una tienda de saris y  Estela y Usieto prestan atención.

Ya cerca de la famosa plaza Durbar, entramos a una tienda de láminas de mandalas, nos encantan, sobre todo a Silvia, pero no conseguimos regatear lo suficiente y al final no compramos.

Son preciosas pero, tendrá que ser para el próximo viaje.
Comemos en una especie de panadería- restaurante, yo sigo con mi alien, así que tortilla francesa que es lo único que me parece sin gluten y el resto, un rollito vegetal, pizza y un dulce…

Tras llenar el estómago, nos vamos a mirar los cuencos tibetanos, nos cuesta elegir y regatear, pero al final solo pagamos 250 Rupias.

Volvemos a intentar cruzar la plaza, pero el poli nos tiene muy fichadas. Lo intentamos por todos los ángulos y mientras la vamos viendo muy bien. Se supone que dentro está la casa donde vive la Kumari, es una niña elegida entre niñas de la casta Sakya. Debe tener 32 signos distintivos, como por ejemplo haber nacido en luna llena, la piel blanca y sin cicatrices,  los dientes en forma de semilla de pepino y pasar una prueba de valentía que consiste en permanecer sola una noche en el palacio con una imagen de la diosa Taleju, rodeada de cabezas de búfalos sacrificados para la ocasión. Sino llora, ni muestra miedo, significa que la diosa se ha reencarnado en ella.Deja de serlo cuando le llega su primera regla y comienza la elección de la nueva Kumari.
La casa la vemos, pero la niña no se asoma.

Seguimos por la plaza, y nos vuelve a pillar, esta vez Estela pone ya una cara de, “que si, que nos estamos colando todo el rato” y justo Laura capta el momento con la cámara.

Aquí está:Le decimos que queremos ir a Thamel, y nos deja acabar cruzando la plaza; al final creemos que le caemos bien al policía.



Hacemos alguna compra más y volvemos al Hotel. Allí está Mariano, que al final también se ha ido a dar una vuelta por la city.
Encargamos una tortilla de patata, que nos la hace Asmita en media hora (han vivido en España) y está de muerte.
Luego miran trenes para las cuevas, que de momento no hay, cogen otro hotel para mañana que nos toca cambiar y nos vamos a dar una vuelta las tres rubias. Gracias.. आश्चर्य के साथ महान रात.  धन्यवाद
18 de agosto
A las 8.30 hemos quedado para desayunar, así que allí estamos, con pan con tomate, aceite de oliva, mermelada, pan de Viena, tortilla de queso… como nos cuida Asmita.
Cogemos las maletas y nos vamos al nuevo hotel, se llama kanghsar, está también en Thamel, nos dan las dos habitaciones, intentamos hacer algo del blog con Laura, pero  Internet va fatal así que lo dejamos estar. En media hora nos vamos con una furgo a Bhaktapur, un pueblo precioso, muy limpio y muy bien conservado. Nos cobran 1100 Rupias y esta vez SI pagamos. Es del año 800 y fue capital de Nepal y declarada Patrimonio de la Humanidad.
 Vamos visitando la plaza y sus edificios, son muy diversos y, todos ellos, en perfecto estado.
De pronto se pone a llover y nos refugiamos en un porche. La gente enseguida te hace un hueco. Nos llaman la atención unas niñas que corren bajo la lluvia, saltan en los charcos descalzas y comenzamos a hacerles fotos. De pronto se acercan a nosotros, son una Jelis Bellys monísimas.
Nos piden comida, y la verdad es que llevamos cosas, así que les damos unos plátanos, los pelas como si hiciera una semana que no comen, y sonríen como dando las gracias. 
Tiran la piel al suelo y Silvia les enseña que hay que echarlo a la papelera, así que lo recogen y a la papelera… al final les va a enseñar a todos a usar la papelera. Los niños son un encanto y dentro de las precariedades que tienen, son felices. 
Para de llover y nos tomamos un café expreso, que en estos países son difíciles de encontrar. Seguimos paseando y decidimos comer, nos hemos traido tortilla de patata de ayer con pan y quesitos. Parece un spanish pic-nic, en medio de la plaza.


 Son ya las 16.00 y el chico de la furgoneta nos espera. Hacemos las últimas compras, como por ejemplo un Cd de música nepalí y unos pendientes, y tomamos rumbo de vuelta a Kathmandu. 
La verdad que Bhaktapur nos ha encantado a los cinco, un lugar muy recomendable.
Ya en Kathmandu, nos quedan unas cuantas rupias que hay que gastar, así que nos vamos a unas tiendas que tenemos fichadas cerca del hotel. Compramos vestidos y faldas y luego al super para comprar zumos. Fuera esperamos Silvia y yo, y vivimos un momento de los más extraños en el viaje. Unos adolescentes nos rodean para pedirnos rupias, y van colgadísimos, están inhalando pegamento en una bolsa… nos metemos en una tienda y como podemos los evitamos.

Ya salen y para el hotel. Hoy cenamos en la terraza, y saco lomo embuchado y jamón serrano, queda ya poco viaje y hay que ir acabando las existencias. Hacemos un poquito de blog y a dormir, que mañana volamos a Mumbai.

Deja un comentario