EUROPA, LONDRES, Sin gluten

Buckingham Palace, St. James Park, Big Ben, Westminster y Tower Bridge

La llegada a Londres sin problemas. El autobús de Terravision se encuentra en la última dársena a la salida del aeropuerto, pero se ve fácilmente.
Hace una primera parada en un intercambiador  donde te montas en otro bus que es el que te lleva ya a Londres. Yo me dirigía a Stratford y en aproximadamente 45 minutos llegas.
Allí ya me esperaban y nos dirigimos a la casa donde íbamos a dormir las próximas 3 noches.
La cogimos a través de la web https://www.airbnb.es/ y fue un acierto. Londres es una ciudad cara y la casa con derecho a cocina te permite cocinar para ahorrarte unas libras.
Se encontraba en la parada de metro Mile End, en el distrito East London, muy fácil de encontrar detrás de un supermercado Tesco donde puedes comprar un poco de todo.
La casa genial y nuestra habitación, tal cual salía en la foto de la web. Importante llevar transformador para los enchufes. La cocina totalmente equipada.
Esta noche ya cenamos algo en casa que traía en la maleta, organizamos el recorrido del día siguiente y a descansar.
A la mañana siguiente, día 15, desayunamos en la cocina mientras preparamos un arroz para llevarnos para comer por allí.
Cogimos el metro y fuimos hacia Buckingham Palace (parada Green Park).
Green Park es una agradable zona verde con cientos de árboles, donde disfrutar de cierta tranquilidad dentro de esta gran ciudad.
Conforme avanzas en él, ya ves Buckingham Palace y la multitud que lo rodea. Eran ya casi las 11.00 y faltaba poco para el cambio de guardia. Se puede ver el calendario de los días que se celebra en este enlace.
Nosotros, decidimos avanzar hacia The Guards Museum donde la orquesta del cambio de guardia estaba haciendo un desfile y tocando la marcha correspondiente. Otra forma de verlos, pero si eres madrugador y paciente, coge buen sitio cerca del enrejado del Palacio y vívelo.
A unos 600 metros, se encuentra St. James Park, un parque muy cuidado y el más antiguo de los parques reales de la ciudad. En él hay un lago artificial con múltiples aves y tuvimos la suerte de coincidir con el rodaje de una serie.
Paseando, llegamos al Big Ben. Impresiona ir andando y, justo giras y, te encuentras  con la torre que tantas veces has visto en fotografías.
Si vas en metro es Westminster (línea Circle, Distric y Jubilee).
 El reloj de la Torre del Big Ben es uno de los  más fiables que existen y uno de los monumentos más emblemáticos de Londres.
Junto a él puedes disfrutar del London Eye desde el Puente de Westminster, es un enclave espectacular. Esta noria se inauguró en el año 2000 y mide 135 metros. Tiene unos precios un poco alto, pero quién se ha montado dice que merece la pena. Nosotros preferimos verla en la distancia, las alturas y yo, no nos llevamos bien.
Os dejo el enlace para ver horarios y precios.
 
Por esta zona hicimos las típicas fotos, y busqué la cabina que me habían dicho; es la ideal para la foto con el Big Ben. Antes de hacerla vimos la Abadía de Westminster, es donde se realizan las coronaciones reales y acoge los restos de los monarcas y figuras británicas históricas.
La entrada tiene un precio de 20 libras para los adultos y 9 libras para niños de 6 a 16 años.
En los jardines que rodean la Abadía, había  cruces de madera con amapolas y mensajes, que cada año conmemoran el día en que acabó la I Guerra Mundial, el 11 de noviembre de 1918.
Era casi medio día y paramos a tomar un café en el Westminster Arms. Pagamos 4 Libras y descansamos un poco que ya llevábamos un buen rato andando.
De aquí fuimos a hacer las típicas fotos en las cabinas rojas con el Big Ben de fondo y fuimos a coger el metro para ir a la zona de  Tower Bridge.
En los alrededores de la parada de Tower Hill había un mercado de comida pequeño pero con cosas ricas y
a buen precio. Callejeando llegas al río Támesis donde puedes disfrutar de unas
bonitas vistas y de un descanso entre el bullicio.
Tras un café y un trozo de tarta sin gluten en el LEON, una cadena que puedes encontrar en distintos puntos de la ciudad, llegamos a Tower Bridge. El puente levadizo de la torre se encuentra junto a la Torre de Londres y es uno de los símbolos más emblemáticos de Londres.
  
La entrada a la exposición cuesta 9 libras y dentro puedes ver la explicación de como funcionaba el sistema de elevación por medio de vapor y el posterior cambio al sistema
hidráulico, además de la historia del puente en la historia de la ciudad.
La verdad que es una visita obligada, las vistas, lo que representa y lo bien conservado que está merecen la pena, además del entorno en el que está porque puedes aprovechar y ver la
fortificación de la Torre  de Londres, eso si, aquí ya tienes que rascar la cartera y pagar casi 25 libras. Nosotros no entramos, así que no sabría decir si merece la pena.
Cogimos el metro y fuimos hasta Coven Garden, muy recomendable. Además de tiendas especializadas, cafeterías y restaurantes, hay un mercado de antigüedades en el que venden joyas y artesanía y de aquí, paseando llegamos a Leicester Square donde cenamos en el Restaurante Bella Italia, ensalada y Pizza sin gluten por 28 libras con dos aguas.

1 thought on “Buckingham Palace, St. James Park, Big Ben, Westminster y Tower Bridge

Deja un comentario