EUROPA, PORTUGAL, Sin gluten

AVEIRO Y COSTA NOVA qué ver y comer sin gluten

A Aveiro llegamos con nuestro coche tras hacer noche en Salamanca. Nos dio tiempo a ver su Plaza Mayor, la Universidad y la Catedral. Habrá que volver con tiempo porque tiene muy buena pinta.

Dormimos en el Hotel Gabriel y Galán, bastante céntrico y la habitación doble muy cómoda y por 35 €.

Para cenar nos habían recomendado algún sitio, pero al ir sin reserva, no pudo ser y acabamos en la Taberna Cuzco. Fue un acierto, buen ambiente y mejor comida. Le explique lo del gluten y enseguida nos explico las raciones que podíamos comer. Yo se de uno que se puso las botas.

Al entrar en Portugal tienes que pasar por el control de peaje. Allí en principio, metes tu tarjeta de crédito/débito y ya queda asociada a la matrícula de tu coche. Así lo hicimos pero en el último tramo del viaje, nos pusieron una multa.

IMPORTANTE: ir atentos a las señales de peaje, porque hay veces que hay que desviarse para coger la entrada,  porque sino, a la salida la multa es de 20 €. Te dan un ticket donde dicen que se puede reclamar y te lo devuelven, pero no conseguimos (de momento) contactar en el teléfono.

Llegamos a Aveiro y fuimos directos al hostel Abeiro Inn. Pudimos aparcar el coche en la misma puerta. El hostel recomendable 100 %, y el desayuno incluido es de diez.

Aveiro es una ciudad ideal para recorrerla a pie.

Puedes dejarte llevar e ir encontrándote con sus fachadas, iglesias, plazas y canales o puedes elegir un tour guiado en español para no perder detalle.

Su ría del mismo nombre con sus canales, separa las dos principales partes de la ciudad.

Nosotros salimos del hostel y nos dirigimos hacia el centro y en 10 minutos ya estábamos en el meoll.

Qúe ver en AVEIRO

El Museo de la ciudad se encuentra en el antiguo Convento de Jesús de la orden femenina dominicana. Nosotros fuimos en lunes, así que no os puedo contar lo que hay dentro.

Horario: de martes a domingo de 10:00 a 12:30 y de 13:30 a 18:00. Cierra los lunes y los festivos de Navidad, Año Nuevo y el 1 de mayo.

Precio: 4 € y niños hasta 14 años gratis.

Museo de Aveiro

La Catedral o Iglesia de Santo Domingo.

Se puede visitar de 9:00 a 19:00 horas

Catedral de Aveiro o Iglesia de Santo Domingo

Un poco más adelante, encontrarás la Iglesia de la Misericordia y justo enfrente, el Teatro Aveirense. Su fachada de azulejos azules y blancos destaca entre las demás iglesias de la ciudad.

Iglesia de la Misericordia

Bajando la Rua de Coimbra ya llegas a la ria y no hay duda de que es la zona más concurrida de Aveiro.

Los moliceiros recorren los canales mostrando a los turistas los puentes que la cruzan y los edificios Art Nouveau. Estas embarcaciones son similares a las góndolas venecianas

Se llaman así porque antiguamente se usaban para recoger moliço, un tipo de alga que habitaba la zona y usaban después como abono.

Allí en el propio paseo puedes cogerlo o puedes reservarlo online en alguna web de las que ofrece tours, te dejo un enlace. El precio medio es de 10 €, menores de 5 años, gratis y entre 5 y 12 años, 5 € y el paseo dura 45 minutos.

Callejear por el barrio de Beira Mar y visitar la Iglesia de Vera Cruz.

Iglesia de la Vera Cruz

El antiguo convento de las Carmelitas en la principal plaza de la ciudad, la Plaza de la República. También se conoce como Iglesia de San Juan Evangelista. Además en esta plaza puedes encontrar fachadas y bancos con mensajes muy curiosos.

Si te apetece andar un poco más, por solo 4 € (niños 2 €) puedes hacer una visita guiada a las famosas Salinas de Aveiro.

Dónde comer en Aveiro sin gluten

  • Yogurth helado con frutas en Smöoy, en la Rua dos Combatentes da Grande Guerra 30A
  • Restaurante Bacalhao & Afins, en la Rua Joao Afonso 13. Es de precio medio. Le explicamos a la camarera y enseguida nos supo indicar que platos de la carta podíamos comer.
Los platos elegidos, ¡riquísimos!
  • Desayuno en el hostel Abeiro Inn. Nos pusieron muchísima cantidad, y lo que sobró, la chica nos lo regaló. Super recomendable.

Al día siguiernte, tras nuestro desayuno díez en el hostel, salimos dirección a la playa de Costa Nova sobre las 10:00 de la mañana.

La playa de Costa Nova pertenece a la ciudad de Ílhavo. Si vas con coche, aparcar es fácil incluso cerca de sus famosas casas de colores.

Los Palheiros comenzaron siendo almacenes para los pescadores donde guardar sus aperos y redes. Con el tiempo, algunos pescadores las usaron como vivienda durante las temporadas de trabajo.

Con la llegada del turismo, la burguesía de la época las fue comprando y rehabilitando para uso vacacional y actualmente, puedes dormir en alguna de ellas si te hace ilusión. He visto alguna opción en airbnb.

Dedicarle un paseo a estas bonitas casas es una buena parada si vas de ruta por el norte de Portugal o en una escapada desde Oporto.

Aprovechamos a ver la playa que está justo al otro lado de esta lengua de mar y volvimos al coche para acercarnos a ver el Faro de Aveiro. Si prefieres caminar, puedes llegar desde la misma playa de Costa Nova.

Este faro se encuentra en la Playa de Barra y es el más grande de Portugal. Está muy bien indicado por las señales y a solo 5 minutos en coche.

Faro de Aveiro

Estuvimos un rato aprovechando la playa. La gente va muy preparada con sus «para aires» que desde luego, los veo casi imprescindibles para disfrutar del mar sin comer más tierra de la cuenta.

De vuelta al coche encontramos la heladería Milano, con alguno de sus helados sin gluten así que, nos compramos uno.

Helado sin gluten en playa de Barra

Tras comernos el helado, nos pusimos en marcha, dirección Oporto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.