ASIA, INDIA Y NEPAL

AGRA Taj Mahal y tren a Varanasi

Nos levantamos algo tarde en Jaipur y salimos hacia  el  Templo Galwar Bagh o templo de los monos.
En la entrada te hacen pagar por las cámaras y como casi siempre, eso nos fastidia un poco, así que pagamos por una y entramos tres. Nada más entrar ya ves toda una ladera de la montaña que lo rodea llena de monos, pero no asustarse, que no se acercan a las personas.
El templo está dedicado al dios Hanuman (hombre con cabeza de mono). Merece la pena hacer una parada aquí.
De camino a Agra, paramos a unos 35 kilometros para visitar el Fatehpur Sikri o la también llamada ciudad olvidada de Akbar.
Fue habitada tan solo durante 14 años y en 1986 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En su interior se encuentra la Gran Mezquita o Jama Mashid.
A nosotros nos cayó una buena tromba de agua, pero lo pasamos bien.
La llegada a Agra fue algo compleja por lo caótica que es la ciudad.
Ya en el hotel Maya Hotel &Restaurant,  casi anocheciendodescargamos maletas en las habitaciones, nos pegamos una ducha y salimos a ver los alrededores.
En cinco minutos llegamos a la plaza anterior al Taj Mahal así que, ya situado, decidimos volver  al hotel para unos ponernos con el blog o los correos a la familia, otros cenan y otros directamente a la cama, que mañana toca ver una de las 7 Maravillas del mundo.
 
Día 8 de agosto
Ponemos el despertador a las 4.30 horas  y la habitación de tres se duerme de nuevo, mi blackberry ha muerto.

Las chicas salen hacia el Taj Mahal, y van desayunando por el camino. Llegan a la cola y son de las primeras 25 personas. A las 5.30 abren la puerta y toca pasar por el control. A Laura le ven los tampax, los miran con recelo y le preguntan si son unos chicles. Ah y les quitan las galletas.

Una vez dentro, giran a la izquierda y a través de una puerta se ve ya el Taj Mahal.

Sintieron algo indescriptible, llevaban toda la noche soñando con ese momento.
Mientras esto pasaba los de la habitación de tres (Mariano, Estela y yo) nos dirigimos hacia ahí con un plátano cada uno, unos monos nos miraban a lo lejos, y de pronto empiezan a correr hacia nosotros, o mas bien hacia Estela. Ella intenta hacerle un quiebro y el mono le bloquea (literal) así que no le queda otra que lanzarle el plátano. Yo mientras escondo el mio bajo la camiseta, no quiero quedarme sin desayunar.
Seguimos andando, algo acojonados y, otro mono vuelve al ataque , así que a Estela no le queda otra que lanzarle el otro plátano que le queda con cascara y todo.
Tras estos acontecimientos, pasamos los controles y vamos a encontrarnos con las chicas.
Al ver el Taj, Mariano pensó en toda la gente que desearía estar viéndolo. Estela y yo, a disparar fotos.

La verdad es que impresiona mucho verlo, tan blanco y sobre todo por lo que significa. Es un mausoleo construido por Sha Yahan, en honor a su segunda mujer que murió al dar a luz a su catorceavo hijo.

Nos hicimos fotos todos con la camiseta azul del viaje y también con la verde de escuela pública, que parte de los viajeros son maestr@s.

Son ya las 9.30 y volvemos al hotel a desayunar, que a las 12.00 hemos quedado con Biyey para ir al Fuerte de Agra. 

Aquí nos empieza a llover y nos quedamos un ratito en un porche de columnas. En que para, salimos y nos vamos a comer a Pizza Hut, y por fin Biyey  nos acompaña. Le regalamos una foto de todos con una frase para agradecerle todos estos días juntos por el Rajhastan.

dsc01094

Luego unos cafés y unos capuchinos muy buenos en el Costa Café y nos vamos a un centro comercial y compramos unas camisetas.

Nos tenemos que ir ya, nos toca nuestro primer tren nocturno, Agra-Varanasi. Nos despedimos de Biyey en la estación y entramos a esa particular estación.

 La gente duerme por el suelo, bastante hacinada y las ratas, no tantas como esperábamos corren a sus anchas por las vías.

Enseguida empezamos a hablar con unos franceses y alemanes que van en el mismo tren, localizamos la vía y nos colocamos para la llegada del tren. Al principio aclararse es complicado, pero mis chicas son muy eficientes y nos colocamos en el sitio correcto.

A las 23.15 llega el tren y nos subimos, vamos en tercera clase AC,  no esta nada mal.

Nos colocamos en nuestras literas, mientras Silvia intenta echar a una abuelita de su litera porque está convencida de que esa es la suya, Estela le ha dicho el numero confundido. Una vez aclarado, Silvia se disculpa y nos ponemos a cenar, quesitos con pan y agua, hoy la cena es ligera.

dsc01110

Nos dan sábanas y mantas, que harán falta porque ponen el aire acondicionado a tope. Escondemos las maletas todo lo que podemos, Arancha sujeta la suya como si le fuera la vida en ello y, a dormir, que a las 9.30 a.m. llegamos a Varanasi.

Deja un comentario