ASIA, INDIA Y NEPAL

POKHARA

Nos levantamos a las 9.00, nos duchamos con una presión de agua de la leche y a desayunar en el apartamento de tres que tiene de todo.

Dejamos un poco de ropa a lavar y nos vamos a visitar la ciudad con una furgoneta que nos facilita el señor del Hotel.

Primero vamos al World Peace Pagoda, una estupa budista toda blanca, a la cual se accede por unas escaleras en la ladera y siguiendo una senda. También se puede llegar haciendo una excursión de unas 4 horas andando, pero nosotros vamos con la furgoneta. La preside un buda dorado y la gente allí está meditando y disfrutando de unas magnificas vistas de Pokhara.
Bajamos y nos vamos a la cueva Guptesthwor Mahadeu o Cueva Mahendra. Se llega a través de un bazar y de pronto llegas al acceso a la cueva. Allí unas mujeres llevan ofrendas, mientras alguna baila como si estuviera en trance y otras cantan. Yo aquí me quedo haciendo fotos y me pierdo del grupo.
Todos entran sin hacer la cola de los que van a hacer ofrendas y ven la cueva con más rapidez. Yo en que me doy cuenta de que soy la única rubita de la reunión, me meto en la cueva y voy haciendo todos los rituales, no se como escapar de esa fila, y además una chica nepalí me va enseñando todo lo que hay que hacer: poner una pintura roja en la roca, de abajo a arriba, tocar distintas figuras que están entre las rocas,… la verdad que una chica encantadora.
Esta es la chica, no recuerdo su nombre.
Una vez fuera, el guía ya me estaba buscando, sorry de nuevo,jejeje
En frente justo, hay unas cascadas que visitamos y luego a un templo hinduista en honor a Shiva. Aquí nos miran también pero son mucho más discretos.
Se nos hace tarde, son ya las 16.30 así que vamos a un bar, encargamos comida y mientras la hacen vamos a ver un puente. Arancha se queda allí con un Plain rice, para recuperar fuerzas y unos nepalis le dan conversación. Aquí  la gente es majísima.
Los demás vamos al puente colgante de Balam, es precioso y está a muchos metros del suelo, uy uy uy que vértigo.
Mientras lo cruzamos sale el arcoiris y vamos charlando con unas niñas que son hermanas, y nos cuentan como van al cole, les cuesta una hora desde su casa en la montaña, y nos dicen que somos muy guapas porque somos blancas y que ella no porque es negra. Que tontería pensamos nosotras pero, supongo que es lo que han escuchado. La nena es una monada.
 Como describirlo es difícil, aquí dejamos un vídeo del momento.
Volvemos al restaurante, comemos y nos vamos a un templo budista. Hay una cuesta maja, y no veáis como la sube un anciano todo encorvado… el templo es pequeño pero muy bonito,y tiene una parte en la que la gente va a hacer cursos de meditación. Si están realizando el curso,esa parte está cerrada.
De aquí ya el guía nos lleva al lago, que hemos quedado con el señor del hotel para que nos enseñe el Lago, pero nuestros estómagos están revueltos y no le hacemos mucho caso, más bien buscamos un baño.
Los más pochos se van a casa con el señor y Ana, Estela, Usieto y yo nos vamos a echar un ron con coca-cola. Nos dicen que los cubitos son de agua mineral y la verdad que está bueno y por solo 150 Rupias, que serían 2 €. Ana y yo aun seguimos un rato por ahí con los amigos argentinos por unos bares muy chulos con música en directo y estas vuelven a casa, que además en que llegan les toca cuidar a los que están más pochos, daños colaterales de la comida, aunque hoy parece que ha sido una pasta con tomate, no sabemos…
Ya es 14 de agosto, Mariano y Laura se quedan en casita a descansar porque la mañana va a ser de compras.
Ana y Arancha, arrasan, compran de todo… Comemos en un restaurante y  Usieto y Ana ya prueban la comida nepalí, Momos rellenos de verduritas, dicen que están muy buenos. El resto arroz blanco con atún que hemos comprado en el super, buenísimo también.
A las 16.00 han quedado con Mariano y Laura en el lago Phewatal  para dar una vuelta y ver unas cascadas. Estela bromea con el barquero haciéndole preguntas del tipo cuanta gente muere en este lago al año, o que en España son las mejores montañeras; el tío se mea de la risa. Usieto grita al ir a las cascadas, van descalzas y  se resbalan, eso si Mariano las ayuda a no caer.
Se respira una tranquilidad inmensa, se ve el Anapurna nevado y el chico les dice que es difícil verlo en esta época, así que mira que suerte.

En que acaba les estoy esperando y nos vamos a tomar algo al Bambu, un bar mirando al lago muy chulo. Yo he estado practicando mi inglés con unas alemanas que han tenido mucha paciencia conmigo, no ha ido mal, jeje. Mientras Mariano compra un instrumento muy chulo.

En el Bambu echamos unas risas y comemos unos anacardos que hemos comprado, para Nepal casi a precio de oro.

Luego algunos van a comprar desayuno para mañana que nos toca viajar en furgoneta y otros seguimos un poco más la noche, vemos un baile típico nepalí y tengo la suerte de encontrarme con Damián, así que nos vamos a cenar al bar de ayer, que se llama busy bee café, es muy chulo, se está muy a gusto pero mañana nos levantamos a las 5.00 de la mañana, así que tras una bonita velada, toca retirada. En casa, han estado en el apartamento de lujo, cenando y solucionando el mundo, que nos gustan las conversaciones transcendentales…

Deja un comentario